POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN

PREMIO DE NARRATIVA “MIGUEL DELIBES”, 2016 DE ESPAÑA

LA PALABRA SECRETA

II Premio Nacional por el Sesquicentenario de
Fundación de la Universidad Nacional de Trujillo (1977)


LA PALABRA SECRETA

(De CARLOS GARRIDO CHALÉN)

II Premio Nacional Sesquicentenario de Fundación de la
Universidad Nacional de Trujillo (1977)


I
Este es mi cuaderno de bitácora:
en él, anoto en mi cuarto de guardia
todos los elementos que sirven
para llevar la estima
y mis observaciones de provocador
y de pirata.

(La vela del crucero
en el que me convierto
cuando amo,
es más chica que un spinnaker
y más grande que un genoa inacabable).

Soy, ese madero fuerte
que cruza los palos de través,
sobre los baos de las cofas:
uno por la cara de proa popa
y otro por la cara de popa del palo,
y me entiendo con los navegantes,
cuando tomo los barcos y sus mástiles.

Soy el nudo más sencillo
que viene a ser la vuelta que se forma
pasando el chicote de un cabo inexorable.
Abro el trigo para aprovechar su contenido
y sigo siendo velocidad retardada
por los ecos del destino.

Pero tengo mis propios cristales
y mis propias melodías,
y porque he sido huésped del Huascarán y del Huandoy,
conozco también de los fríos cicerones
que atraviesan las pestañas de los vientos.

Conozco las guirnaldas y las amapolas y también las hecatombes.
Soy un espermatozoide que se hizo grande
y habita procaz las tempestades,
un hombre que vive en los tejidos adiposos del suspiro milenario
y se hincha apasionado en las vertientes
de los viejos picos blancos.

La brújula de gobierno de mi buque la llevo en el alma.
Por eso bogo sin tolete ni estrobo
e invierto el giro normal de mis hélices cuando callo.

Me levanto en el vuelo de cada mariposa
y sé cómo se mueven en el cielo los ciclones.
Cuando la mar está agitada, me consulta.
Milito en las ranuras del maíz y el cafetal
porque es agraria mi esperanza
y respiro en los brotes del geranio
como un pistilo que madura el fuego de los años buenos.

Nací en el azimut mirando al alba
y no me importa que el tiempo se vuelva tormentoso
o se aborrasque o aborregue el cielo
o cubran de bruma las campanas.

Completo la estiba de mi buque con tus abarrotes
y amarro mi cabo en las bitas
de tu fragata que se atraganta de luna y de horizonte.
Pero no meto madera verde
a los hornos que multiplica el eco de mis agonías.
Mi oficio tiene la grandeza del Cuyurga, del Tucupina
y el Cacañan.
Se alza como el Huaylillas y el Amaro
por todos los silencios ausentes de palabras.
Por eso vivo alimentando los pastos
y recogiendo el polen de las flores más fragantes;
me gusta encontrar nuevos caminos,
romper la virginidad de los misterios.
Y aunque tengo mis propias caminatas
mi espera es parte de una espera milenaria.

Yo también se caminar por los prados y los bosques.

Soy el extremo superior de la caña del ancla donde va el arganeo
y por eso conozco a los pájaros por su trino
y sé de la melancolía de las cuculas y los sauces.

Mis angustias pertenecen también
a los nuevos y arcaicos jardineros que podaron la soledad.
Y porque tengo las mismas arrugas milenarias
de los amahuacas y los yaminahuas
siento la cuadratura de la escama en mis corrientes.

Con mi vela de estay navego con vientos francos
y suelo enternecerme.

Mi barco gira sobre tus amarras estando fondeado
y pongo mi chicote en tu cáncamo para sujetarme.

Estoy constituido por millones de voces proletarias
que le han perdido el miedo a los pantanos,
por eso, conozco la miseria y el lloro
de los indigentes del mundo
y de tanto introducir semillas
en los pliegues marrones del sembrado
he adquirido la indomitez campesina de los toyeris y los piros.

Y al cabo de tantos años de vivir cercenando las jactancias
de los cerros circunspectos,
sé que represento en el camino, al obrero que inunda su alma
de términos enormes.
Soy el hombre aterido de frío que atraviesa las punas
de los cóndores salvajes,
pero no quiero retroceder la lluvia para cultivar en la piedra
lo inaudito.

Salgo a buscar el día porque, en síntesis,
hablo del gigante ceramista y del surcador de incendios
que habita en mi pupila,
del indio eterno que arrastra en su recuerdo
la primitiva edad del nacimiento.

Porque en definitiva, ese es mi contorno y mi latido.
Cuando el tiempo es bochornoso y la atmósfera está cargada
de vapores,
como humo blanquecino originado por la calma,
a velocidad de buque me regreso.


II
He aprendido a caminar en la lágrima de la calandria
y como vela trapezoidal que se larga
en el cangrejo mayor de los buques de tres palos
y en el trinquete de los de dos
en circunstancias de malos tiempos, me estremezco.

En mí, viven los ecos de una clase humilde y laboriosa
y los fuegos de lamentos lejanos olvidados
que surcan los destinos del mundo y sus mañanas.
Nuestros corazones poseen la estatura
del continente rebelde,
la voz aborigen de una inca, azteca o araucana inspiración.
Y en nosotros se concentra la historia de furias insurrectas
que han teñido de alma a las naciones.

Por eso en el camino mi palabra tiene la longitud del dolor
y la dimensión del trueno en la tormenta
y porque es triste el hambre del minero, del agricultor
y del maestro,
mi mirada tiene el diámetro de la rabia esparcida
en la mitad de todos los espectros.

Y así observo cómo los años llegan inclementes a mutilar
la efímera lozanía de la edad que nos somete,
mientras la muerte nos llega en cada viento
y en cada litro de asco que bebemos.
He aprendido a transcurrir mientras amaina el tiempo,
vadeando en la neblina
quitando las relingas de las velas escorado por el viento
sin obedecer al timón, cuando amanece.

En el embate, cuando choca impetuoso el mar sobre mis costas
me entretengo.
Conozco el sufrir de los pututos y las quenas y el ronco tantán
de los curtidos jornaleros de Kanpur
en el encalladero: allí donde se encrespa el mar
y se engrilleta la dársena, el dique y las palmeras.

Me convierto entonces en un faro
para resguardarme de la marejada
en un espigón para avanzar hacia aguas profundas
como un embarcadero.

Al fi nal, soy el rastro que deja la navegación del barco
al mover las aguas y yo mismo me consuelo.
Vivo al garete en las vertientes de los farallones
con mis faroles que ni el viento ni la lluvia
pueden apagar cuando anochece.

Y sigo pensando en los viejos carpinteros
que se llevó el sereno,
en los golondrinos de la tartamuda risa
que buscan en los frutos del campo la alegría.
Y por eso vivo intensamente.
Sé, que empiezo a domesticar como grumete
los aires que inhalan las gaviotas
y soy el golpe que dan las velas
contra los mástiles y las jarcias
por efecto del viento y las trompetas;
el cable que va de proa a popa por ambas bordas
sostenido por eternos candeleros:
los cabos que sujetan la caña del timón de todas las barcazas.

En el escarceo, las corrientes encontradas
van hacia mi meridiano magnético para entretenerse
y en ese mascarón, sobre el tajamar
se amarinan mis silencios.
Y el mundo empieza a resucitar sus dinosaurios
y sus viejos castillos
de fantasmas que ululan y nos llenan de pena.
Y el hombre
continúa elevando sus huaynos en la tarde,
hablando de la máquina y el corcho de mil sueños
que llegan con tardanza al cerebelo.
Y es supremamente honda la tristeza del geranio
honda la ansiedad de los pueblos
que inflaman la idea de libertad y de justicia.
¿Y ya ven?
América sigue levantando los rituales de la tarde y la mañana.
Incorporando a su timidez prematura
los flamantes himnos marciales de la alondra.
Y el autóctono, ese antiguo cazador de magias
que vive en cada nuevo corazón
comienza a desterrar del meridiano
los taimados sarcasmos del silencio.
Orzo más allá de la ceñida ardiente
de manera tal que los grátiles de tus velas
comienzan a recibir viento por su lúa
y con mi compás de mano le marco un As de oro a la alegría.

En mi euritmia se estiban secretos específicos
y a veces soy una grúa
destinada a levantar los bultos de la nada:
la pitarrasa, el instrumento de calafate
para introducir la estopa en las costuras a golpe de mandarria.

Al sur de mis portillos vaga mi alma
y se llena de atardecer en las barandas.
Por eso, soy un barco que vira en redondo hasta empopar
y cae en la otra amura trasluchando.

Y navego contra la corriente
y en la creciente de las mareas me hago tarde.

Me cuido de las puntas de arena bajo el agua y con los arrecifes
me contagio.

Presiento la existencia de la vida
más allá de la ruta argumental de los compases
y entre la línea de crujía y el meridiano celeste me desplazo.

Al final soy un dique avanzado fuera de puerto
que en pleno alunamiento, me comporto así, para abrigarlo.
Me llama la atención el canto marinero de los que trabajan en
conjunto
para hacer más poderoso el esfuerzo que contagian.

El viento que sopla desde la costa al mar durante la noche
conoce mis secretos de tifón y todos mis tinglados
y sabe que a veces, soy ese marinero que está de centinela
en un sitio de la arboladura más alto que la cofa
desde donde converso con el Hacedor subido en sus pináculos.

Doy vueltas para levar anclas y cambiar de rumbo
y soy un barco que navega de ceñida
virando de vez en cuando para ganar barlovento en el ceñir
sin riesgos de abordaje.

El hambre se aglutina en las gargantas resecas del labriego
y entonces surge la increpación de las luciérnagas en las oscuras
noches;
y una danza inquisitoria comienza a martillar ceñida
en las amuras
y es inmarcesible la constancia de las viejas palabras
que inundan de ternura los rostros del camino y sus andares.

Entonces, soy un nudo útil para unir dos cabos
de distinta mena.

El silencio construye otros silencios
en medio del silencio callado de una boca muerta
y ya ven, este es mi trece y mi catorce, mi contorno
y mi dintorno
y aunque tengo enajenados los meñiques y las cejas
soy una habitación de glóbulos cercados por una piel de viento
inacabable.

Pero camino con mis propios pies y danzando mis propias
marineras.

Pertenezco al arado que violenta la arena de los campos exacto
en novilunio.

Soy cualquiera de esos hombres que atraviesan la calle
en busca de algo
y en el nadir o en el cenit,
le digo a las palomas que las amo.

III
Y sigo interpelando a las ausencias en el fondo,
edificando sobre un radio de ternura mis palabras
y buscando el día para definir la oscuridad
y el presagio inacabable.

Porque ésta es una epidermis
multiplicada por los vientos del hierro y la mortaja
y aquí, los conceptos adquieren
la propulsión del mortero en cada labio
y es perceptible la tremenda inocencia de pampero de la tarde.

Porque esta es América sin duda:
la piel soberbia de las toscas chacotas capullanas,
y porque aquí, nacieron los yungas y los cotos,
esta es la geografía del rancho y el chubasco.

Este es el Continente del jamelgo que menstruaron por siglos
los zanguangos.
Y como somos parte de las nuevas jalcas encendidas,
conocemos el ritual de las calandrias.

He cumplido veintitantos años de muerto y este es mi cadáver,
mi fundido esqueleto
y aún conservo en las cóncavas urnas la mirada endurecida
de un ojo bizco de tanto mirar a su sepulcro,
mas, en conclusión, porque laten aún mis esternones
soy un muerto con ínfulas de vivo.
Mas no me quejo: este es mi cajón. Esta es mi caja de cadenas
el receptáculo donde se estiba la cadena del ancla cuando se leva
y entre la roda y la mampara de colisión y la cabuyería
musita el alba.

Me despeño de vez en cuando, me agarro de mí mismo
para no vivirme
y aunque sé que discutirán mi muerte las arañas,
habrá quien en el fondo admitirá que sí estoy muerto.

Por eso este es mi pedazo de ausencia,
mi vacío exacto, mi generación de huesos ecuménicos
que danzan la melancolía de estar muertos.

Pero no importa:
la navegación de tu barco y de mi buque se hace a cabotaje.
Y mientras el hombre llora la alegría de ser hombre
el mundo concatena los sueños aéreos de las palmas
y nos duele el sabor del mito y el recuento, el dolor de la acequia,
la yegua y la falange.

Fuerzas hondas que surcan la demencia del musgo se aparecen,
y el viento es un incendio invisible que trepa la audacia de la tarde.

El aire tiene el olor de chinchorro y el añaz en sus esquirlas
y es hasta animal la bulla de las ramas del ornambo.
Animal el aroma embarazado del romero, la unquia y el amarro,
animal la náusea de la malva, el marrubio y el chivato.
Porque este, es un camino que aún no pisa el caminante.
Y si alguna vez el sonido tiene el centimetraje de la ausencia
es porque ésta es la voz de la palabra secreta e inventada
por los que aún no nacen.
La palabra pronunciada por los mudos
y la vocal purgada que hinca los tímpanos del sordo,
ganando todas las batallas.

Por todo quiero reflejar la extensión de la distancia en cada risa,
y la serenidad del labriego que se duerme para mirar por dentro
los mangales.
Entonces es intrépido el registro del caudal bajo los puentes.
e insospechado el trasnochar de los búhos asaz en los nogales.
Porque el mundo, de tanto curvares, se ha ensuciado de espacio,
de oscuridad,
y verbos de otros mundos declaran insaciable
la voz de los sarcasmos.

De vez en cuando vuelvo a mí, para mirarme
y me encuentro a ratos tendido sobre mi propia fantasía
buscando los hilos que mueven los cristales,
hundido en una muerte que se resiste a mis tómbolas y lustros
y porque tengo la piel del campo y los zorzales
soy plural como ese obrero que une su brazo a otro brazo,
y mi palabra es el recurso sobre el que creció, lanzando aleluyas,
la esperanza.

LIBRO EN ARCHIVO ADJUNTO. CLIC:

LA PALABRA SECRETA. DE CARLOS GARRIDO CHALÉN

Vistas: 354

Archivos adjuntos:

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Un formidable compendio poético de historia americana. Felicitaciones, amigo.
Un abrazo.
Es un placer grande, leerlo amigo Poeta Garrido Chalén. Su identificación con la naturaleza es
tan real que me anima caminar los senderos de su poesía. "por todos los silencios ausentes
de palabras", esos instantes que nos envolvemos en los sueños que despiertan el alma de las
cosas. Tiene mucha razón nuestro común amigo, Dr. Ernesto Kahan, al considerarlo como uno
de los poetas grandes de nuestro tiempo. Vaya mi admiraciòn y las muestras de mi amistad.
Desde El Salvador, con mi corazón hondureño, HILDA MARINA
Apreciado Poeta
He deslumbrado con cada letra hasta llegar a esa cúspide existencial que humanamente guardamos, unas veces poseídos y otras tantas desposeídos del todo y de la nada que nos hace clarificar caminos y evidentemente nunca dejaremos de ser esencia clarificante de nuestros genes, de nuestros suelos, de nuestras historias, de nuestras razones, etc.
Mucho por decir ante sus letras que hoy dejan sabores de exquisita contemplación humana.
Gracias mil por reinvetar siempre esos caminos que fructifican nuestro paso por esta vida.
Un gran y peruanísimo abrazo
Lucy Martínez
Querido y distinguido Carlos, tú eres el exponente de la palabra, de la palabra suave, de la palabra sentimental, de la palabra esperanzada, de la palabra azul, de la romántica, de la armoniosa , tú eres la clave de la palabra quenace para elogiar la vida y cantar a la Naturaleza y tu Palabra Secreta, nace de lo más profundo de tu corazón. felicidades por el libro que lleva este maravilloso título:
Te envío este poema tomado de "Matáforas Prohibidas"
PLUMAJE NUEVO"
Pan de espiga
playa dorada de los campos
manada de luceros
plumaje nuevo
posada de eucaliptos, caracola
fulgor eternizado de armonías
estampidas de azules, de verdes
de matices
cántaros con llenura de jueves y domingos
canario, capulí, orquídea
flor d emanzana, hoguera
estoy aquí... en la tierra poutpurrí de aleluyas
de encantos , de promesas
Con un abarzo latinoamaericano y del mundo.- Marietta
Querido Carlos: Gracias por tu generosidad. He guardado tu libro para regocijarme con su lectura.
Abrazos
Marga
CON MUCHO AFECTO LES ENVÌO UNOS SONETOS DE MI AUTORÌA
AZUL
Tu mirada es azul como es el cielo,
como endecha que de la lluvia viene,
como la llama azul que hay en tu celo
y el transparente azul que el lago tiene.

Azul de nube en rutilante velo,
azul amarillento de Selene.
Ráfaga azul de pájaros al vuelo,
que suave brisa en éxtasis sostiene.

Como el color azul con que te quiero,
desde la blanca azulidad del humo
al agua cristalina que consumo

en la sed azul que hay en mi alero,
para en blanco trazarme tu sendero
cuando en versos azules te resumo.
. 2

MI TERRUÑO

El ambiente rural en el que vivo
me ha vuelto vegetal de tal manera,
que los huesos los tengo de madera
y mi pelo follaje de cativo.
Anhelo que la sombra de tu olivo
me preste su frescura cuando muera,
para vivir mi muerte sanjuanera,
que es la muerte mejor que yo concibo.
Cuando voy, por tus patios, peregrino
y me echo a descansar en el recodo
que de amores me presta tu camino,
te quiero inmensamente y de tal modo
que prefiero en tus calles mi destino
a estar lejos de ti, dueño de todo.





3


SI EL AMOR OBTUVIERA LA VICTORIA


Si el amor obtuviera la victoria
sobre toda faceta negativa,
no anduviera como anda a la deriva
y amor no se llamara, sino Gloria.

Si el cielo azul, que brilla con euforia,
nos protegiera siempre desde arriba,
por darnos halagüeña perspectiva,
no se llamara cielo, sino Gloria.

Porque cielo y amor dejan que el llanto
que en mí afligido corazón perdura,
florezca con corolas de amargura.

Porque cielo y amor no valen tanto
sin que tú les regales la dulzura
que brota de tu entraña como un canto.




4


CANTO PARA TI

No omitiré decirte que te quiero,
no omitiré decir que te he querido,
para que mi dolor hable a tu oído
y sepas que de amor por ti me muero.
Porque me matas con candente acero,
grita mi corazón un gran quejido,
y aunque me digan que cobarde he sido,
te digo nuevamente que te quiero.
Que te he querido, a ti, de tal manera,
como nunca jamás en este mundo
un hombre a una mujer amar pudiera.
Porque no puede haber sobre la esfera
amor inmaculado y tan rotundo:
extenso como el mar y tan profundo.




5
SIN TITULO

Prisionera la luz de su pupila
se asoma refulgente a su ventana,
por saludar alegre la mañana
que nace en su jardín azul y lila.

Es la flor que en aroma se destila
y de su gracia y su color se ufana,
al encontrarse por milagro hermana
del lampo alegre que en azul oscila.

Es milagro, color, jardín, aroma;
amor lila y azul que se rebosa
de los labios abiertos de la rosa,

o de la carne herida de la poma;
como la luz que trémula se asoma
fulgente, y se transmuta en mariposa


6
AMBIVALENCIAS

Para todos, de todo entremezclado;
a nadie, nunca, néctar y ambrosía;
porque me dieron de alma en demasía,
me ha tocado de fango demasiado.
Para los hombres quede demostrado,
que andan juntas la prosa y la poesía,
y la sinceridad y la falsía,
se sientan, juntas, en el mismo estrado.
Esta es la ley universal vigente
desde el mismo comienzo de la historia:
mientras más impetuosa es la corriente
más cieno en su oblicua trayectoria;
y siempre la tiniebla más notoria
hace galas en astro reluciente.






7


MARÍA JOSÉ

Es un poema que brota sorprendido
del embrujo del mármol de Carrara;
donde diestro cincel, irrepetido,
con la gracia divina lo copiara.
El bucle angelical de oro bruñido,
que le enmarca el contorno de la cara,
tiene el donaire que le dio al Cupido,
Gessi cuando al dios-niño retratara.
La sonrisa en el alma le comienza
hasta teñir su labio delicado
de una diafanidad honda y extensa
que nos llena de amor santificado,
cuando mi niña con su gracia inmensa
de las penas nos ha resucitado.




8


EL COLIBRÍ

Fragmento de la luz, vivificado
en el instante exacto del aroma;
que entre los rojos pétalos se asoma,
para quedar en ave transformado.

Es milagro del viento represado,
que en esquirlas de tiempo, en el abroma,
sólo el néctar dulcísimo se toma,
y a los dioses les deja lo sobrado.
En sábanas de pétalos de seda,
cuñándose, como en el mar la espuma,
bajo el beso sutil de brisa leda,

la gravidez del cuerpo no lo abruma,
pues suspendido en éxtasis se queda
flotando sobre el sueño de la pluma.



9


GLORIA PATRICIA

Recibe mi bandera, te la entrego
como el viejo soldado al nuevo entrega,
un poco maltratada por el fuego,
la enseña inspiradora en la refriega.
¡Andar sin luz: destino para el ciego!
y nunca quiero yo que tú andes ciega.
Las muy viejas virtudes te las lego
para que venzas en la dura brega.
Cuando, pasado el tiempo, seas abuela,
como nosotros hoy, harás de nuevo,
con el retoño de tu amor profundo
para que los preceptos de esta escuela,
para siempre los cumpla tu relevo
estrictamente, hasta el final del mundo




10
EL POTRO INDÒMITO

Corre libre bajo el celeste domo,
y desnudo de sillas y de frenos
festeja no tener pesos ajenos
sobre su nunca sometido lomo.

El seco roquedal, color del bromo,
el trote arisco lo transmuta en truenos
que asusta el corazón de niños buenos,
con ecos de furor desde su asomo.

Al pastizal, altivo, va de prisa
sin reparar en el paisaje undoso
que a la mar plagia la quebrada loma;

y alegre anuncia la inestable brisa
si atalaya el verdor, cuando se asoma
el pradal abundante y oloroso.







11
PAISAJES LLANEROS
Una banda, de garzas, asustada
que dibuja al volar plácida sombra,
improvisa, policroma, una alfombra,
nunca vistas jamás por Shaharazada.
La intrépida pupila acostumbrada
al infinito azul, pronto se asombra
de que el llano como la mar se comba
y sigue más allá de la mirada.

Nube grana de arisca corocora,
que grácil se levanta en alto vuelo,
de azulidad desuniforma el cielo.
Mientras los potros sin pisar el suelo,
se adelantan al rojo de la aurora
cuando el parto de luz ya no demora






12

CUADRILÁTERO DEL CIELO

Un bello cuadrilátero del cielo,
azuloso y romántico y plomizo,
se enmarca bullanguero en tu edificio,
un poco más arriba de tu pelo.
Lo escudriño, enigmático y muy lelo,
buscándole la incógnita a su hechizo;
queriendo averiguar con qué permiso
se tragó tu locura y mi desvelo.
¡Oh! cielo que en tu docta geometría
robaste mi paciencia acrisolada,
devuélveme la niña que reía

desde el balcón: alegre y asomada;
diciendo con su voz azul callada
que siempre y sólo para mí sería!



13

CUANDO LLEGASTE TÚ

En el principio de nuestro amor no era
un ser que amara de verdad la vida;
sangraba, intensamente, por la herida
que el amor me dejó la vez primera.
Una mujer me hirió como una fiera,
y se fue sin sentirse arrepentida,
¡pobre mujer! Estaba sorprendida
de que pudiera amar de tal manera.
Cuando llegaste tú, por mi camino,
el intenso dolor aminorado
dejome ver tu cuello alabastrino.
que naufragaba en el guipur bordado,
y al tratar de auxiliarte en tu destino
me quedé en tus guipures enredado.






14

JESÚS
Hijo de Dios y para el hombre arcano,
para darle grandeza a lo pequeño
tomó para morir, clavado al leño,
toda la carga del pecado humano.
Con la gracia y dulzura de su mano
y toda abnegación y todo empeño,
como manso cordero hasta su dueño
al enfermo condujo, como al sano.
Sigue al Padre quien quiera que lo siga,
es la verdad y el único destino,
está en el pan que nace de la espiga,

está su sangre en consagrado vino.
Es abundancia para el que mendiga
con fe, con hambre y sed por el camino.





15


ARREPENTIMIENTO

Me arrepiento, Señor, de mi pecado
mas necesito que me des tu fuerza,
para apartar de mi la acción inversa
que todo tiempo me acompaña al lado.
Nunca conmigo estés más enojado
porque mi rastro, sin virtud, se tuerza,
mira tú, mi Señor, la suerte adversa
me aleja del camino señalado.
Yo no quiero pecar, porque te quiero
quisiera caminar por tu camino;
para tener tu gloria por destino.
Transitara feliz y muy austero
tus estrechos atajos, que prefiero
al recubierto con tapete fino.



16

BRINDIS
Como el capullo que se vuelve rosa,
la niña que comienza a florecer,
cada mañana nace más hermosa
y es su sonrisa un nuevo amanecer.
Cuando al ritmo camina candorosa
se presagia en su gracia a la mujer;
y se vuelve otra vez capullo y rosa
y de nuevo nos vuelve a sorprender.
Porque tanto de humano y de divino
tiene el prodigio de la florescencia,
sólo como milagro que nos vino,
nos llega del amor con tu presencia,
la luz vernal, que alumbra tu camino
para darte, frescor, forma y esencia.






PARA UNA REINA
De tu mirar en ébano esculpido,
y engastados en tu cara marfileña,
una bruna mirada se despeña
iniciando de amor su recorrido.

El color de la rosa no desdeña,
las sonrisas del labio enrubescido
que, como nunca vi, fabrica el nido
donde tu beso con el cielo sueña.

Porque tienes ¡ Mujer! cuerpo lozano,
y el trino azul con que la brisa entona
cuando alegre te nombra en la mañana.

Tu pueblo te declara soberana,
el cetro del poder pone en tu mano
y en tu augusta cabeza la corona.
18
La Colegiala
Con falda carmesí, muerta de risa,
se convierte en bandera tremolante,
que grupo estudiantil lleva adelante
al ritmo acompasado de la brisa.

Formando un corro que camina a prisa,
la pupila la graba en el instante;
como estrella fugaz de luz brillante
que en fragmentos del tiempo se eterniza.

Si al Hada Carmesí no le importara,
que un anciano con voces de lamento,
y quejumbres de abuelo: le contara

que más que niña se parece al cuento
que escribiera su abuela en el momento
de lucir la tersura de su cara.







19
A Una Chicuela

Cuando llegas graciosa, hasta mi casa,
Con tu traje infantil que te armoniza,
De tu faz se desborda una sonrisa
Grata y dulce como agua de alcarraza.

De tus ojos, ingenuos, no se pasa
La frescura aromada de la brisa,
Porque adrede renuncia de su prisa
Como el viajero vuelto a su terraza.

Por ti , niña gentil , que me acompañas
A llorar la nostalgia de mi verso,
Y alegrarme y gozar de sus destellos,

Me reafirmo en la fe que exhalan ellos,
En su amor que le canta al universo
Al formar manantial de mis entrañas.
20
.
SONETO PARA LA NIÑA DE LUTO
Con el rítmico andar de la gacela
que se deja llevar por viento leve,
su candoroso pie con paso breve
simula al transitar nave de vela.

Como ave que en lo azul, grácil, se mueve;
o de barca romántica la estela,
nos deja su mirada cuando riela
la placidez que reina si nos llueve.

Así la vi al pasar: ninfa temprana,
con vestido de luto al cementerio
llenándome de luces la ventana.

Poniendo el corazón en cautiverio
y escribiendo con signos de misterio
arpegio angelical de la mañana.
21
CARTA DE CAÍN PARA ABEL
No fue por celos, mi querido hermano,
que te quité la vida en el Edén;
al darte muerte, me la di también,
por derramar tu sangre con mi mano.

Por siempre, para mí, será un arcano
tu muerte y la del Hijo de Belén:
Él como tú son símbolos del bien,
resumen de virtudes del humano.

Fue la Fatalidad, te lo aseguro,
la que me indujo a cometer el crimen.
Hasta el aciago día fui tan puro

como anhelaba serlo... te lo juro;
hoy el dolor común , con los que gimen,
me han hecho maldecir a los que oprimen.
22

ANDREA POLIDORA

La mirada azabache de tus ojos
por un turnio sendero desolado,
llevándose tras si tu juicio endeble
dejó su derechura fascinante.

Huyeron de tus carnes las turgencias,
tus labios sin sonrisas se quedaron,
se apagó el arrebol de tus mejillas
y el corro que te amaba se deshizo .

En orfandad, la sala de tu casa,
llora el silencio de las carcajadas
y la ausencia de rizos perfumados.

De la casa de orates, fatigadas,
llegan noticias de gran tristeza,
de tu llanto, de tu imprecisa muerte.







23
GRACIA INFINITA
Ajeno al culto de la letra, un hombre
que una palabra santa vio grabada,
con profundo saber dijo inspirado:
Con la mitad de un círculo comienzo,
luego una raya vertical pequeña;
viene, después, el círculo completo,
que antecede a un trazo que se sesga.
¿Qué significa le pregunto al sabio?:
Que si el hombre mitad del infinito,
Verticalmente busca lo completo,
sus torcidos meandros ven el hilo
del celeste camino que lo lleva,
Partiendo de su angustia y pequeñez,
a la gracia infinita que lo llena..
24


GRAMÓFONO
Antiquísima caja de sonido
que la voz, olvidada, torna al viento,
si la aguja en rotundo recorrido
va arando como el buey sobre el invento.
Catalépticas voces del olvido
se despiertan conscientes, al momento
en que el amor exige arrepentido
la nota exacta de su azul lamento.
La palabra que estaba prisionera
en bruno laberíntico camino,
encuentra de nuevo la manera
de revivir sonora en su destino
cuando gentil le presta su escalera
gramófono de timbre cristalino






25

PELEA DE GALLOS
Excitado su cuello de granate,
no lo intimida el fiero contendor
que belicoso, audaz y sin temor
hasta morir lo reta, en el combate.
Herido por la espuela, no lo abate
el canto de clarín del retador,
ni se arredra con gestos de terror
cuando el otro en la muerte se debate.
Con el pico retiene al enemigo,
que de idéntico modo le responde;
se levantan los dos en ágil vuelo
y a nadie en el palenque se le esconde
la emoción y el dolor de ser testigo,
de gladiadores muertos en el suelo.









26


SIEMPRE HA SIDO ASÍ
Sin riesgos, el amor, pierde su esencia,
como la paz perdí, cuando te quise,
y cada vez que te ame o te agonice,
la calma, que lindera la prudencia.
Se agiganta, el amor, en tu presencia,
y no hay otro sentir que lo matice,
ni ninguna señal que garantice
que brillará en el alma la paciencia.
Siempre fue así, el amor, y siempre ha sido.
Por siempre ha sido tormentoso el mar,
nunca jamás lo vemos reducido.
Nunca han mostrado semejante o par.
El mar azul y en su rojez Cupido
jamás han aceptado un similar.






27
CANTO BAQUIANO

voces dulces que embrujan los rebaños,
cuando grita su canto elemental;
y le augura a la res el pastizal
que verdea en la orilla de los caños.
Es el mismo relato año tras año
que somete paciente al animal,
en el verano o en estación vernal,
hoy lo mismo que en épocas de antaño.
Obediencia, su voz, induce al hato:
los becerros atrás de la vacada
y adelante, acatando su mandato,
de los toros el grupo va completo,
que sigue por atávico respeto
el destino y la ruta señalada







28
EL JAGUEY

Aguada sabanera en el paisaje,
que en el verano deja la constancia
que del agua también hubo abundancia
como la esplendidez de su forraje.
En azogada luz copia el encaje
que le muestra la aurora en su elegancia,
cuando viste las horas de su infancia
con la policromía de su traje.
Se adormece entre las hierbas el jagüey,
volviendo pantanosa sus orillas
por jugarle una broma a las novillas,
que no tienen aún toda la ciencia,
del lento, sufrido y apacible buey
que goza en los playones de experiencia.









29
¡SÓLO EL PESAR ACUDE A MI PRESENCIA!

Hoy no tengo motivos de alegría;
toda la pena de los tiempos idos
regresa con feroz algarabía
a perturbar la paz en mis oídos.
La idílica quietud que conseguía
viviendo en tu remanso protegido
huye como la luz, si muere el día,
para ocultarse en cielo ennegrecido.
¡Sólo el dolor a mi recuerdo arrulla!,
¡sólo el pesar acude a mi presencia!,
¡toda felicidad me ha abandonado!.
Ya no soy el amante sosegado.
La dulce calma se cambio por bulla,
que induce el corazón a la demencia.









30

EL HOMBRE Y TAMBIÉN LA MARIPOSA

Le salieron dos alas a la oruga
que venía creciendo desde antaño,
cuando niña, sin sueños en sus cielos,
no presentía el fuego en los rosales

le nacieron de pronto, incalculadas,
acopladas al viento y al aroma
que tejidas con oro en filigrana
trazaron arabescos al arcano.
Así el hombre y también la mariposa
nacen de nuevo en luchas y porfías
desbaratando con su propio esfuerzo

la tosca vestidura primitiva
que como a hijos mutantes de las luces,
les corresponden en sus primeros días.






31
POESÌA


Mi dolor y mi ensueño entretejidos
formaron telarañas de ilusiones,
para cazar metáforas incautas
que cruzan aturdidas el paisaje.

Después le corresponde al intelecto
retocarle el color por los maltratos,
que le deja en el ala el cautiverio,
al quedar compañera de mis ansias.

Y no puedo, por más que yo quisiera,
retenerla en mis redes sometidas,
y me toca dejarla que se vaya,

en raudo vuelo, a su lugar de origen
levándose de mí tan sólo un beso
que titila nostalgias en su frente.





32

AMOR CON RIESGOS
Saldo de una deuda pendiente

Sin riesgos el amor se disminuye
se marchita si todo le es propicio;
como el cóndor que anida en precipicio,
un abismal paraje lo circuye.
El escollo al amor, siempre circuye,
el coraje viril es su principio,
y florece el dolor desde su inicio
si gracia femenil nunca lo afluye .
Te quiero y te querré con riesgos muchos,
no voy a desistir por amenazas,
la voz que me amedrenta no la escucho
y nada importará si nos alejan,
porque siempre tendremos esperanzas
de que crece el amor si no lo dejan.








33
INSTITUTO NACIONAL
SIMÓN ARAUJO.

En edificio azul, destartalado,
que gozó de la sombra de un campano,
en un noble rincón sincelejano,
un centro del saber.... inaugurado.

Es fuente cristalina que ha manado
la dulce linfa del saber temprano,
tomando del cielo y de lo humano
todo lo que el ingenio ha predicado.

Hoy me cuentan los viejos compañeros,
que en muy moderna fábrica lozana
hacia el mar del saber sigue su viaje,

dándoles a sus hijos un bagaje
igual al que ofrecieron sus aleros,
cuando era azul y blanca su mañana.



REINALDO BUSTILLO CUEVAS
La verdad es que estoy muy curiosa por saber como es que tiene Ud ese talento para decir tantas cosas que llenan a nuestra alma de belleza de fuerza y de ternura ?
GRACIAS CARMEN NELLY.
SIEMPRE SE HA DICHO QUE CADA QUIEN MIRA LAS COSAS COMO TENGA AL ALMA
REINALDO BUSTILLO CUEVAS
COMO TENGA "EL" ALMA
HERMOSO POEMA!! Como tu alma querido amigo Carlos Garrido Chalen.
"EL CÓNDOR DE LOS ANDES" riqueza de las tierras de los Incas, tesoro del Peru.
Te envio con los vientos aromas de las flores salvajes Australes.
Cariños de Lucina
Su obra es profunda descriptiva de todo lo amado que manera de hilbanar sin estar, de lo vivido reteniendo en el alma es remontarse allá en el pasado más querido, felicidades de su amiga MARTHA ALICIA QUI,(chatymar) MEXICO, SALUDOS ABRAZOS Y MI ADMIRACION.
Como la furia desatada de ese torrente de agua virgen y majestuosas, tan preciosas como sus letras maestro.
Seguiré aprendiendo de usted.
Con todo mis respetos.
Muakk
Chely

http://desdemialma-chely.blogspot.com/

Responder en Discusión

RSS

LIBROS EDITADOS

        MP3 DEL LIBRO  

"CONFESIONES DE UN  ARBOL"                 

 RECITADO POR  SU AUTOR    CARLOS GARRIDO CHALEN

              Descargar Biografía:

        BIOGRAFÍA DE CARLOS

            GARRIDO CHALÉN

LIBROS DE

CARLOS GARRIDO CHALEN:

Descarga con click sobre las imagenes

Última actividad

Rafael Merida Cruz-Lascano dejó un comentario para REINALDO ALFONSO BUSTILLO CUEVAS
May 23
jose jorge cordova chuquihuanga ahora es amigo de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO y ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ
Mar 24
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog MARIA HORTENCIA DIOS TE BENDIGA POR SER COMO ERES, Y EL SEÑOR TE ESCUCHA COMO A TODOS GRACIAS de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 23
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog PERDÓNENME TODOS LOS POETAS, POR NO SALUDARLES AYER PERO AHÍ LES VA ESTA CANCIÓN BENDICIONES de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 23
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ALEJANDRO ALESS ERES ÚNICO BENDICIONES Y PRIMERO DIOS MI ESPOSA MEJORA, SALUDOS A TI Y FAMILIA. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 20
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ALIDA GOMEZ, LES COMENTO ES COMO UNA MADRE PARA MI, BENDICIONES LINDA POR SER COMO ERES, OREN POR FAVOR. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 20
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog EDITH ELVIRA BENDITA SEAS Y GRACIAS POR ORAR POR MI ESPOSA POR MEDIO DE VIRGEN SANTÍSIMA, DE LOURDES, NOS UNIREMOS BENDICIONES de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 19
ADMINISTRACIÓN UHE actualizaron su perfil
Mar 19
ADMINISTRACIÓN UHE ahora es miembro de POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN
Mar 19
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog MARIA HORTENCIA QUE LINDAS DEDICACIONES ESPERO QUE TODOS SIENTAN LO MISMO Y OREN POR MI ESPOSA GRACIAS. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 17
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog MARIA HORTENCIA TODA MI VIDA DESDE QUE LA CONOZCO ME HA APOYADO CONOZCANLA Y HÁGANLA SU AMIGA, BENDICIONES LINDA. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 12
A egisto salvi le gustó el blog POESIA PER LA FESTA DELLA DONNA 2017 de egisto salvi
Ene 25
MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO compartió su entrada de blog en Facebook
Ene 24
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog EL PERIODISTA MARIO VIDES PRESENTA ALGO SOBRE DONALD TRUMP, ENTERÉMONOS. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Ene 24
ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ dejó un comentario para Maria Oreto Martínez Sanchis
Dic 9, 2017
Maria Oreto Martínez Sanchis dejó un comentario para ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ
Dic 9, 2017
ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ dejó un comentario para Maria Oreto Martínez Sanchis
Dic 9, 2017
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ROSE MARI PARRA AGASAJANDOME COMO ANTORCHA MAYA, Y SUS NEXOS ANCESTRALES, QUE DIVINA BENDICIONES SIEMPRE LINDA. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Oct 30, 2017
MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO compartió su entrada de blog en Facebook
Oct 23, 2017
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ADMIREMOS A MI HERMANA Y AMIGA IGUAL QUE YO, PARTE DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE LA TIERRA, UN ACROSTICO DIVINO, GRACIAS LINDA. BENDICIONES de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Oct 23, 2017

© 2018   Creada por ADMINISTRACIÓN UHE.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio