POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN

PREMIO DE NARRATIVA “MIGUEL DELIBES”, 2016 DE ESPAÑA

cuento EL CENTRO DEL MUNDO (Pilar Barrón Tello)

“EL CENTRO DEL MUNDO”
























Pilar Barrón Tello

Lima 2,009




“EL CENTRO DEL MUNDO”

Vísperas de Navidad en la ciudad imperial del Cuzco; la fría madrugada viste con una densa niebla a los Apus ó montañas; una fuerte lluvia torrencial anuncia el fin de la sequía bañando toda la Puna sobre los 3,300 msnm. donde solamente se cultiva la papa maravillosa;

En el piso templado ó qheswa se benefician con el agua bendita los sembríos divinos del maíz presente en toda nuestra historia, los frutales y legumbres; más abajo, en la Yunca o piso tropical, están los cultivos el café, el cacao, la yuca, la coca, el plátano, el té, las habas, el camote, la jora, el chocho, los cítricos y otros alimentos de pan llevar, todos se riegan con la bendición del cielo.

Los riachuelos alimentan el caudal de los ríos que a su vez riegan toda la región: los buenos pastos de alfalfa para el ganado que nos brinda la leche nutritiva y pura, la mantequilla sabrosa y alimenticia, el manjar blanco exquisito, el queso fresco hecho en casa, todo natural y orgánico;

El agua cae galopante sobre las tejas del techo en la habitación de la casa hospedaje; me levanto de la cama de bronce bellamente forjada con flores en la cabecera, corro la cortina estampada de alelíes y abro una ventana para escuchar con nitidez el agradable sonido de la lluvia; miro el panorama espléndido vestido con todas las tonalidades del verde en los campos interminables sembríos; observo los pequeños riachuelos que se forman sobre el asfalto; los campesinos con poncho y sombrero caminan rápidamente por las calles, los lugareños corren con algún periódico golero en la cabeza para refugiarse bajo los portales coloniales que bordean la plaza de armas de la ciudad del Cuzco; miro el reloj, son las 5.30 de la mañana, cierro la ventana y salgo del hospedaje con paso rápido mirando hacia el cielo la luz espectacular del primer relámpago que ilumina toda la ciudad, me detengo para escuchar el trueno que siempre me recuerda lo pequeño que somos en presencia de la madre naturaleza; camino dos cuadras protegiéndome de la lluvia bajo las cornisas de las casonas coloniales donde están apostados los paisanos; algunos chacchan su bola de coca, tienen los pómulos cortados por el frío, los dientes verduzcos y la sonrisa brillante; un paisano me ofrece plásticos de colores para utilizarlos a manera de impermeable.

-Compre siñorita pa la lluvia.
-¿cuánto cuesta?
-diez solcitos nomás mamita.
-dame el de color azul por favor.
-aquí tiene mamita.
-gracias, ah, con capucha y todo, que bien.

Con mi nuevo impermeable popular, salí al encuentro del agua hasta llegar al portal donde varias señoras sentadas en pequeños banquitos de madera ofrecen café, té, papas rellenas, anís, hierba luisa y manzanilla natural con flores y tallo, todo bien dispuesto en sus pequeñas cocinas a gas donde el agua hierve en las grandes teteras;

-Compre mamita, calientito pal frío.
-un té por favor ¿siempre llueve así?
-es la temporada de lluvias, después llueve más todavía.
-¡que frío!
-auritita le sirvo calientito.
-gracias.

Con el té entre mis manos protegidas con mitones, miré hacia la plaza de armas que muestra la estatua de un ángel con una trompeta en medio de la pileta; observo las bancas de madera pintadas de color verde bajo la inmensa sombrilla de los árboles sembrados en la época de la colonia; me siento en una banca para apreciar la belleza arquitectónica de la Catedral; imagino a los abuelos de antaño caminando las callecitas, subiendo gradas y peldaños, leyendo “Los Comentarios Reales” del Inca Garcilazo de la Vega, escritor y cronista peruano quien narra entre muchas historias la muerte de Túpac Amaru; recuerdo también “La Crónica del Perú” escrita por el cronista Pedro Cieza de León, época en la que se escribe el poema “Apu Inka Atawallpaman” que documenta la muerte del último inca; el drama quechua “Oyantay,” la “Brevísima relación de la destrucción de las Indias” de Bartolomé de Las Casas, “El lunarejo” del cuzqueño Juan de Espinosa Médrano, Tomaiquichua, “Cinco metros de poemas” de Carlos Oquendo de Amat, “Aves sin nido” de la novelista cuzqueña Clorinda Matto de Turner, “Cumandá, un drama entre salvajes” del ecuatoriano Juan León Mera, “Raza de bronce” del boliviano Alcides Arguedas,“Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana” de José Carlos Mariátegui, “Huasipungo” del ecuatoriano Jorge Icaza, “El mundo es ancho y ajeno” de Ciro Alegría, “Los ríos profundos” de José María Arguedas, “El indio” del mexicano Gregorio López y Fuentes,“El resplandor” del mexicano Mauricio Magdalena, “Balún Canán” de la mexicana Rosario Castellanos entre otros.

Nuestros abuelos también leían literatura francesa: Émile Zola creador del Naturalismo, los versos de César Abraham Vallejo Mendoza más conocido como el cholo Vallejo, lo más relevante del siglo XX, y tanta otra literatura valiosa por su legado histórico donde la presencia de la raza autóctona marcó un cambio en la realidad del mundo entero dejando huellas de su valor, de su lucha permanente por la libertad, de su amor a la tierra, a la vida, manteniendo una identidad milenaria que nunca podrá ser opacada por la religión, la internet ó el football.

Respiré el olor a tierra mojada que llena mi alma uniendo tiempos, instantes infinitos; la ternura de ese momento se quebró con la presencia súbita de un grupo de muchachos que bajaron de un taxi apoyándose unos a otros para no caer al suelo por los efectos del alcohol; de pronto apareció un hombre de cabellera larga y negra, delgado y maltrecho, intercambiaron dinero por algo pequeño y fácil de adivinar.

Caminé de regreso a mi hospedaje porque la lluvia es más fuerte, entro a la habitación amplia con su lámpara de cristal en forma de flor color rosada colgada de una cadena de bronce en el centro del techo; a la derecha una mesita de noche antigua de madera con la superficie de mármol plomo, encima un tapete color perla de encaje, un sillón Luis XV con patas de león al igual que la silla de roble junto al secretear antiguo de cedro, encima un par de ceniceros de bronce, un pequeño reloj de arena, un florero de limonge color azul; a la izquierda una jarra de vidrio con agua sobre la mesa redonda luciendo un mantel bellamente bordado de frivolité, en la pared un cuadro antiguo, el retrato de un anciano, óleo sobre lienzo con la técnica del claroscuro, un cenicero color rojo con un delfín dorado; recostada sobre la cama vestida de cuna me adormezco hasta quedarme profundamente dormida con el rítmico sonido de la tierna lluvia.

Ha dejado de llover, desperté con el brillo de la luz del sol que se filtra entre las cortinas, siento esa sensación de felicidad tan especial sin escuchar el ruido de las bocinas estridentes de la capital, en cambio el aire tan puro y los colores nítidos del paisaje, la tranquilidad apacible de la mañana, la confianza en una ciudad tranquila donde poder sentir la vida ¡esto es poesía viva! salgo nuevamente a la calle donde los niños corren sobre el agua pisando los charcos, el ganador es quien consigue elevar a mayor altura el agua; una señora sentada en el filo de la vereda acompañada de un niño de unos ocho años de edad me ofrece panes rellenos con palta, huevo frito, queso, camote y relleno bien acomodados en las grandes fuentes de fierro aporcelanado.

-Cómpreme mamita, calientito.
-¿usted prepara el relleno de sangre de pollo?
- yo misma mamita.
-¿sabe que la sangre contiene sustancias que hacen daño?
-a la gente le gusta comer su relleno.
-me da un choclo con queso por favor.
-aurita mamita, Luis anda traír más panka, curre.

El niño se incorporó del suelo y corrió agarrando con sus manos el pantalón color azul desteñido con la basta del pantalón mojadas; la señora destapa la gran olla con las papas y los choclos calientes, saca de una canasta un plato de vidrio y pone encima una hoja de panka donde coloca un hermoso choclo, un pedazo de queso fresco, la mitad de una papa sancochada y un huevo duro.

-Tenga mamita.
-gracias, huele riquísimo, ¿cocina con leña?
-antes pues, ahora uso kerosene.
-los doctores dicen que el kerosene malogra tus pulmones.
-¿será por eso que me duele el pecho y la garganta?
-utilice cocina de barro con leña que no humea tanto ¡que rico está el queso!
-Es de la florcita, mi vaquita ¿quiere ají con huacatay?
-Bueno, gracias.

La paisana sacó de una pequeña canasta la taza de fierro enlosado color blanca con el borde azul cerúleo y con una cucharita de palo sirvió el ají con huacatay, molidos con el batán; observé la vestimenta de la señora: chompa color fucsia, falda negra y larga que le cubría los tobillos, medias gruesas color carne, mocasines marrones de plástico, blusa blanca con blondas bordadas a mano y un sombrero crema típico del lugar con un lazo negro.

En un segundo plano miré a los ambulantes y artesanos ofreciendo su mercadería navideña sobre plásticos de color celeste: panetones, botellas de vino espumante, duraznos, piñas enlatadas, barras de cacao, guirnaldas de colores, pastorcitos, ovejas, reyes magos y el misterio en todos los tamaños; terminé mi desayuno sentada al borde de la vereda en compañía de aquella paisana tan madre, al costado de su maravillosa bondad; al fondo miro el paisaje típico bellamente serrano, el cielo azul color azul con algunos nubarrones que prometían más lluvia, los cerros vestidos de verde en variadas tonalidades y esa nitidez que sólo se aprecia en las alturas donde parece que se puede tocar el cielo.

Caminé debajo de los portales que bordean la plaza de armas para llegar a la avenida El Sol, la calle principal de la ciudad del Cuzco donde los niños mendigan su pobreza, pequeños que venden sus ilusiones, una papa sancochada, un huevo duro, actitud extendida, calidad ínfima de vida, aquella pobreza oprimida, alas encogidas, voz neutralizada por un sistema que ya colapsó.

Seguí caminando entre cambistas y vendedores y siento los primeros efectos de la altura, un fuerte dolor de cabeza, un ligero mareo y el cuerpo desencajado; saqué un limón del bolsillo, lo muerdo y me detengo en un kiosco de periódicos para leer las noticias del día escuchando casualmente la conversación de dos paisanos cambistas:

-¡Mira, ese huivón de los pitroaudios en la cárcel.
-¿y la gripe porcina que mata? Que miedo paisita.
-aurita todo se jode huivón, la crisis de los gringos, el dólar que baja, nadie compra nada, pero ese Alan si que es inteligente, trajo un montón de ricos para hacer negocio.
-Al final los pobres siempre salimos igual de jodidos, nada cambia paisita.
-que huivón, tienes que tener fe, ahora sí Alan será un buen presidente.
-que se vaya ese huvón y entre Humala.

Al escuchar la conversación me animé a participar.

-Disculpen, buenos días, necesito un guía.

El cholo más vivo se pegó a mí tapando la presencia de su compañero.
-tú eres el más vivo ¿no?
-claru puis señorita, yo puedo acompañarla.
-pago diez soles la hora.
-aquí cobramos 10 dólares por hora.
-estamos en el Perú donde la moneda es el sol y pago en soles.
-bueno, chau cumpa, dile a la Carmen que voy a demorar, vamos señorita, yo la voy a llevar a los lugares más importantes, subamos por la calle del frente pa que conozca la piedra de los doce ángulos.
-¡sabe algo de la piedra de los 28 ángulos?
-eso está arriba, poca gente la conoce, uste no parece peruana.
-soy peruana y limeña mazamorrera con clavo de olor y canela.
-jajajaaaaaa, que graciosa la señorita, tenga, habas sancochadas, lo mejor pal cansancio y hojas de coca pal soroche.
-bueno, gracias ¿cuál es tu nombre?
-Ramón Ruiz, ¿y usted?
-Bila, señorita Bila.

Luego de ver la piedras de los 12 ángulos, subimos por una calle adoquinada bastante empinada hasta llegar a los bebederos antiguos de bronce con cabeza de león ; bebo cuanto puedo el agua helada pero reconfortante; seguimos cuesta arriba hasta una plazoleta muy linda y sencilla con árboles, en primer plano una gran casa colonial hermosa por su estructura.

-Ramón, ¿quién vive en éste caserón?
-es el convento de los curas jesuitas, nos apoyan bastante, son buena gente.
-entonces estos curas si curan, es por la comunidad europea, ¿entiendes?
-la verdad que no mucho.
-claro, vas a la internet a ver calatas, deberías estudiar un poco, ¿hablas quechua?
-si.
-busco wainos antiguos.
-tengo un amigo anciano que sabe mucho del quechua y le va a gustar conocer.
-llévame donde él.

Bajamos cuatro calles a la izquierda, luego una a la derecha y entramos a una casona abandonada donde el único ambiente alquilado era el de un anciano delgado, educado y gentil con lentes y terno vallejiano, varias sillas de madera oscurecidas por el roce antiguo de manos y una mesa rectangular; al costado, sobre la pequeña mesita de madera, la cocina encendida a gas, encima la tetera grande con tapa roja por donde escapaba el vapor del agua hirviendo y por último una partida de ajedrez inconclusa.

-Abuelo, he venido con visita, te presento a la señorita Bila
-buenos días señorita Bila, pase por favor, disculpe la incomodidad, asiento, le voy a servir una taza de calientito, yerbas con cañazo del bueno para quitar el frío.
-gracias abuelo, he venido para hacerle algunas preguntas.
-diga usted señorita Bila, los amigos de Ramón son mis amigos, sírvase.
-gracias.
-es cañazo del bueno.
-está rico, sabroso, veo que le gusta el ajedrez.
-aquí se reúnen los guías todos los días a conversar, escuchan tangos y juegan ajedrez tomando su calientito para quitarse el frío.
-Interesante.
-¿y que hace usted por la vida?
- intento vivir, me preocupa el medio ambiente, debemos cuidar el planeta, el agua, el aire, la persona humana.
-de acuerdo, tiene que conocer a personas que piensan como usted, espere un momento por favor.

El anciano finamente educado, levantó una cortina roja de seda y desapareció, miro en la esquina del comedor el pequeño nacimiento de plástico, la habitación de adobe, luego de algunos minutos, el anciano salió de su dormitorio muy bien peinado con una corbata ploma delgada y corta, camisa blanca con el cuello gastado, chompa azul, zapatos limpios y una sonrisa amplia y generosa, se quitó los lentes y dejo ver sus ojos azules, intensos, fuertes, sanos y llenos de vida, encendió el equipo de música y se escuchó cantar a Carlos Gardel.

-Que lindo escuchar buena música aquí en la Sierra.
-tangos, wainos, boleros, valses, música clásica.
-¿cuál es su nombre?
-Me llaman el abuelo.
-abuelo, ¿usted vive solo?
-en realidad ya ve, siempre estoy acompañado.
-¿sabe algo relacionado con los ovnis?
-bueno…Ramón...cuéntale a la señorita.
-siempre nos piden que seamos callados de eso de los ovnis señorita.
-entiendo, estoy buscando a un anciano vidente.
-vaya a Sacsaihuamá ó Cóndor Satisfecho.
-por los sacrificios humanos, que espanto.
-los incas fueron invasores, explotadores y asesinos que sometieron al indio con sus brujerías y temores, los indios quisieron revelarse muchísimas veces, los españoles fusil en mano exterminaron al poderío incaico, seis millones de indígenas murieron, una conquista que al igual que todas es una vergüenza.
-bueno, se cobra por favor.
-de ninguna manera, soy un observador del alma y usted tiene alma, algo raro en éstos tiempos, Ramón la acompañará.
-en éstos tiempos espantosos de globalización, contaminación ambiental y calentamiento global, me alegra encontrar una persona como usted pero por favor, debo pagar lo que consumí.
-si insiste, 3 soles.
-tenga, ¿pertenece a algún partido político?
-a ninguno, soy un anciano hija, eso sí, quiero lo mejor para mi gente.
-bien, gracias por todo, debemos seguir.
-¿ya fueron a la catedral?
-justamente vamos para allá.
-Ramón es uno de los mejores guías de la ciudad, vuelva pronto.
-gracias abuelo.

Llegamos a la Catedral, imponente, majestuosa, inmensa construida en 1598 por el arquitecto Francisco Becerra y la concluyó el maestro mayor Bartolomé Carrión en el año 1,654, a imitación de la catedral renacentista de Jaén en España y a la de la plaza de armas de Lima; se apreciaban las grandes pinturas de arte cuzqueño evocando evento militares, religiosos y festividades católicas; todas las pinturas con marcos en pan de oro pintados al estilo europeo antiguo con la técnica del claroscuro; a los costados, en los pequeños altares, los feligreses rezaban el rosario, en otro una misa, también se escuchó la novena de un santo.

-Señorita, vamos pal altar para que vea una maravilla.
-están en plena misa.
-siga caminando no más y mire al fondo.

Me emocioné al ver todo el altar mayor recubierto de plata, los santos, las velas, el púlpito, las cornisas, todo adornado con plata.

-No puedo creerlo Ramón, tanta plata junta, los cuadros también son hermosos, óleo sobre lienzos, los marcos en pan de oro.
-algunos cuadros fueron pintados por indios anónimos, venga, vamos
al sótano, el sacristán es mi amigo, creo que le va a gustar ver la laguna.
-la famosa laguna subterránea debajo de la ciudad del Cuzco.
-está terminando la santa misa, también hay que visitar los museos.

Bajamos unas cuantas escaleras de mármol detrás de la sacristía, el joven guardián saludó en silencio, estiró la mano para saludarme, Ramón le dió 5$ dólares y veo al costado de una de las habitaciones contiguas a la sacristía, una reja de fierro con una cadena y candado, el muchacho sacó una llave de su bolsillo, destrabó el candado, sacó la cadena y nos invitó a pasar, volvió a poner la cadena luego el candado y dio la espalda a lo que mortificada levanté la voz:

-Oiga joven, ¿usted está loco? abra la puerta inmediatamente.
-cálmese, los cuadros que va a ver son muy valiosos, propiedad de la iglesia, él va a venir después.


Caminamos algunos pasos y ahí estaban, tras un pequeño portal, cientos de cuadros apiñados en las paredes de la habitación oscura; me acerqué para observar mejor los lienzos amontonados entre el moho del tiempo y mi asombro.

-¿Qué hacen éstos cuadros aquí? son bellos, esta es la virgen de la leche, este niño Jesús, retratos de santos, todos anónimos, pura arte cuzqueña.
-son propiedad de la iglesia.
-no hijito, los anónimos son de indígenas que no sabían leer ni escribir y con unas clases de pintura “orientada” desarrollaron su arte, si fueran españoles los pintores, los cuadros estarían firmados por españoles ¿entendiste?
- si, mire, al fondo está la laguna.

Al toparnos con la pared de adobe, Ramón abrió una pequeña puerta de madera finamente tallada, entramos y vi una laguna con dos botes en la orilla.

-Si quiere saber de los ovnis, suba al bote, debemos entrar al túnel.
-vamos, yo remo.

Remé unos 10 minutos, en el recorrido observé a dos ancianos recogiendo oro de la orilla del agua, seguí remando y salimos del túnel, llegamos a una pequeña aldea serrana, el tiempo retrocedió.

-¿Tú que ves Ramón?
-agua, pero ya vamos a llegar al otro lado del túnel.
-ahí viene el anciano, bajemos a tierra.

Un anciano de rostro sereno, barba amarillenta y larga como el tiempo, vestía un poncho color hueso y un sombrero serrano, extendió su brazo para ayudarme a bajar del bote.

-Bienvenida a la ciudad futura.
-muchas gracias maestro, es usted de verdad o estoy soñando…veo al fondo las personas contentas, los niños tranquilos y felices, el paisaje hermoso con aire limpio, las flores tan coloridas, los árboles con frutos, la cascada, el sol… ¿estoy muerta?
-no, ésta es la verdadera forma de vida.
-¿en qué año estamos?
-al cruzar la laguna pasaron por un hoyo negro, estamos en un año sin tiempo, no tenga miedo, éste lugar es bastante seguro, la gente no está preparada para los nuevos cambios, es por eso que no conocen el lugar, venga, vamos a sentarnos en el jardín.
-gracias, que bello, me encanta la cascada, ¿de quien es éste paraíso?
-de todas las personas que sueñan con estar aquí.
-disculpe, voy a ser clara, los momentos que vivimos cada vez son peores, la contaminación ambiental, el calentamiento global, las guerras, la degradación humana es terrible, ya se consumen alimentos alterados genéticamente, abunda el cáncer, el sida, la explosión demográfica, la pobreza, la guerra y la sequía en el mundo entero, en África, Angola, Irak, Palestina, Israel, Haití, ahora la fiebre aviar y la porcina ¿se enteró lo del 11 de Septiembre?
-“La violencia es una deshonra para la humanidad”.
-¿ustedes sabían?
-si pero no podemos intervenir en el tiempo ni sobre las decisiones de las personas, es una ley universal, cada uno debe despertar su yo interior voluntariamente mediante el amor compasivo.
-así habla el Dalai Lama, dígame ¿es usted un extraterrestre vestido de maestro?
-un intraterrestre, conozco mi mente y dejo actuar a mi yo interior mediante yoga, respiración, asanas, meditación y alimentación sana.
-¿usted murió físicamente?
-si, hay un tiempo de preparación y otro de elección.
-¿Usted es amigo de Jesucristo?
-si, somos buenos amigos, de diferentes razas.
-¿Quién es el maestro chino que ayudó a los indígenas en la época preinca?
-es una emanación del Atman, lo importante es que aquí abajo hay vida y cuidamos todo nuestro medio ambiente, el agua, los sembríos, todo es natural;
-Bueno, ha sido impresionante estar aquí, conocerlo y verificar que existe éste lugar, por ahora siento que debo estar en maya como dicen los hindúes, muchas gracias maestro.
-de nada, Ramón, lleva de regreso a la señorita Bila, recuerde, aquí vivimos seres evolucionados en armonía con la naturaleza, éstos lugares son un templo para el futuro que se avecina con el cambio climático y servirá de refugio para los hermanos menores.
-Ustedes los hermanos mayores hechos a imagen y semejanza de Dios.
-¿está preparada para lo que viene?
-¿qué viene?
-cambios en todo aspecto, el eje está fuera de su lugar y el sol se acerca lentamente a la Tierra ocasionando las tormentas solares que a su vez ocasionan grandes tormentas; esto ocurre cada 5,000 años, luego todo va regresando lentamente a su lugar.
-¿Usted vive en el intramundo desde siempre?
-así es, mi trabajo es proteger al Paititi donde vive la semilla del amor.
-aaaaaaahhhhhh el Paititi, claro, voy a prepararme para regresar pronto.
-puede venir con otras personas si lo desea, los que pasen la prueba del oro pueden ingresar.
-gracias maestro, su bendición por favor.

Nos despedimos con un abrazo, subí al bote, Ruiz remó con las alas de mi silencio hasta llegar a la entrada de la catedral.

-Tu amigo es puntual.
-si señorita, siempre está atento.
-mañana viajo a Lima, cuando regrese al Cuzco te buscaré y volveremos a éste lugar santo; gracias por todo y no permitas que venga cualquier persona.
-está bien señorita, ¿es tan importante la vida de los ancianos?
-ya te contaré, vamos.

Al costado de la Catedral se encuentra la subida a Sacsayhuamán, decidí aclarar mis pensamientos; subiendo por escaleras de piedra , vi a un anciano sonriente con una chalina verde, una barba larga amarillenta y un sombrero grande, le hice adiós pensando que era un lindo ciudadano cuzqueño sin saber que era el anciano maestro guardián del Apu, me saludó levantando el brazo y sonriendo muy contento.

Llegué hasta las cuevas, al fondo de la montaña, donde vive gente del campo; me retiré lentamente para no perturbarlos; regresé al hospedaje y retorné a Lima al día siguiente; Lima, mi amada pecera, la panza de burro donde mil sueños despiertan cada día; escribo éste relato para encontrar el camino necesario y abrir las puertas de tu alma con total respeto y amor, en tu altar enjoyado, ahí donde vive Dios contigo, ahí donde eres uno con la Divinidad.






----------------

Vistas: 27

Comentario

¡Tienes que ser miembro de POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN para agregar comentarios!

Únete a POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN

LIBROS EDITADOS

        MP3 DEL LIBRO  

"CONFESIONES DE UN  ARBOL"                 

 RECITADO POR  SU AUTOR    CARLOS GARRIDO CHALEN

              Descargar Biografía:

        BIOGRAFÍA DE CARLOS

            GARRIDO CHALÉN

LIBROS DE

CARLOS GARRIDO CHALEN:

Descarga con click sobre las imagenes

Última actividad

jose jorge cordova chuquihuanga ahora es amigo de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO y ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ
Mar 24
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog MARIA HORTENCIA DIOS TE BENDIGA POR SER COMO ERES, Y EL SEÑOR TE ESCUCHA COMO A TODOS GRACIAS de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 23
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog PERDÓNENME TODOS LOS POETAS, POR NO SALUDARLES AYER PERO AHÍ LES VA ESTA CANCIÓN BENDICIONES de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 23
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ALEJANDRO ALESS ERES ÚNICO BENDICIONES Y PRIMERO DIOS MI ESPOSA MEJORA, SALUDOS A TI Y FAMILIA. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 20
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ALIDA GOMEZ, LES COMENTO ES COMO UNA MADRE PARA MI, BENDICIONES LINDA POR SER COMO ERES, OREN POR FAVOR. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 20
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog EDITH ELVIRA BENDITA SEAS Y GRACIAS POR ORAR POR MI ESPOSA POR MEDIO DE VIRGEN SANTÍSIMA, DE LOURDES, NOS UNIREMOS BENDICIONES de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 19
ADMINISTRACIÓN UHE actualizaron su perfil
Mar 19
ADMINISTRACIÓN UHE ahora es miembro de POETA CARLOS GARRIDO CHALÉN
Mar 19
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog MARIA HORTENCIA QUE LINDAS DEDICACIONES ESPERO QUE TODOS SIENTAN LO MISMO Y OREN POR MI ESPOSA GRACIAS. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 17
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog MARIA HORTENCIA TODA MI VIDA DESDE QUE LA CONOZCO ME HA APOYADO CONOZCANLA Y HÁGANLA SU AMIGA, BENDICIONES LINDA. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Mar 12
A egisto salvi le gustó el blog POESIA PER LA FESTA DELLA DONNA 2017 de egisto salvi
Ene 25
MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO compartió su entrada de blog en Facebook
Ene 24
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog EL PERIODISTA MARIO VIDES PRESENTA ALGO SOBRE DONALD TRUMP, ENTERÉMONOS. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Ene 24
ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ dejó un comentario para Maria Oreto Martínez Sanchis
Dic 9, 2017
Maria Oreto Martínez Sanchis dejó un comentario para ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ
Dic 9, 2017
ARMANDO ARZALLUZ CARRATALÁ dejó un comentario para Maria Oreto Martínez Sanchis
Dic 9, 2017
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ROSE MARI PARRA AGASAJANDOME COMO ANTORCHA MAYA, Y SUS NEXOS ANCESTRALES, QUE DIVINA BENDICIONES SIEMPRE LINDA. de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Oct 30, 2017
MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO compartió su entrada de blog en Facebook
Oct 23, 2017
A MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO le gustó el blog ADMIREMOS A MI HERMANA Y AMIGA IGUAL QUE YO, PARTE DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE LA TIERRA, UN ACROSTICO DIVINO, GRACIAS LINDA. BENDICIONES de MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO
Oct 23, 2017
MARIO ROLANDO VIDES ALVARADO compartió su entrada de blog en Facebook
Oct 19, 2017

© 2018   Creada por ADMINISTRACIÓN UHE.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio